0
(0)

Windows 10 puede tener problemas de todo tipo y, a veces, impiden que el sistema se inicie. En otros casos, el sistema puede fallar al arrancar en ocasiones y arrancar normalmente en otras.

Los problemas constantes y / o esporádicos con el inicio de sesión y el inicio normalmente significan que hay algún problema con los archivos principales que Windows 10 necesita para iniciar. A veces, estos problemas se pueden solucionar con un análisis del sistema, pero otras veces es necesario ejecutar la Reparación de inicio.

Reparación inicial

La reparación de inicio es una función de Windows 10 que puede solucionar problemas con los archivos necesarios para iniciar el sistema operativo en un escritorio en funcionamiento. Esta función se puede ejecutar desde el escritorio, pero también se puede ejecutar desde fuera de Windows 10. Además, si su instalación de Windows 10 está dañada hasta el punto de que no tiene acceso al escritorio, aún puede ejecutar esta herramienta para salvar su Instalación de Windows 10.

1. Ejecute Reparación de inicio desde la aplicación Configuración

La reparación de inicio se puede ejecutar desde la aplicación Configuración si puede acceder a su escritorio.

  1. Abre el Aplicación de configuración (Atajo de teclado Win + I).
  2. Ir Actualización y seguridad.
  3. Selecciona el Pestaña de recuperación.
  4. Hacer clic Reiniciar ahora en Inicio avanzado.
  5. Ir Solucionar problemas> Opciones avanzadas> Reparación de inicio.

2. Ejecute la reparación de inicio desde el escritorio / pantalla de bloqueo

La reparación de inicio se puede ejecutar fácilmente desde cualquier menú de opciones de energía de Windows 10. Se puede acceder a este menú desde el menú Inicio (si puede acceder a su escritorio), y se puede acceder desde la pantalla de bloqueo.

En el escritorio:

  1. Abre el Menu de inicio.
  2. Haga clic en el botón de encendido.
  3. Mantenga pulsado el Mayús y haga clic en Reiniciar.
  4. Reiniciará y verá el Solucionar problemas del menú de inicio.
  5. Ir Opciones avanzadas> Reparación de inicio

3. Ejecute Reparación de inicio fuera de Windows 10

La reparación de inicio de Windows 10 se puede ejecutar desde fuera de Windows 10, es decir, cuando no puede ver tanto como la pantalla de bloqueo. Todo lo que necesita son algunos intentos fallidos de inicio por parte del sistema operativo. Normalmente, la reparación de inicio debería activarse una vez que no se inicia, pero si no es así, siga estos pasos.

  1. Enciende tu sistema encendido.
  2. Antes de ver la pantalla de carga de Windows 10, presione el botón de encendido nuevamente para apagar el sistema.
  3. Repite esto 3-5 veces.
  4. Verás un mensaje que dice Windows 10 no pudo arrancar y ahora está ejecutando Reparación de inicio.

4. Ejecute Reparación de inicio desde un disco de instalación

La reparación de inicio normalmente debería activarse cuando su sistema no se inicia varias veces, pero depende de que Windows 10 sea algo funcional. Si aún no se activa, necesita un disco de instalación de Windows 10.

Necesitará acceso a otra PC con Windows 10 que funcione para crear un disco de instalación. Una vez que tenga el disco, siga estos pasos para ejecutar la Reparación de inicio.

  1. Arrancar en BIOS y configure el primer dispositivo de arranque en USB.
  2. Conecta el USB de instalación a su PC.
  3. Encienda el sistema y espere a que aparezca la pantalla de instalación de Windows 10.
  4. Selecciona el Edición de Windows 10, idioma, etc.
  5. Hacer clic Repara tu computadora para iniciar la reparación de inicio.

Conclusión

La reparación de inicio puede solucionar la mayoría de los problemas con Windows 10, pero puede llegar un momento en que también falle. Tendrá que instalar Windows 10 nuevo en ese caso. Si puede acceder al escritorio, aproveche la oportunidad para hacer una copia de seguridad e instalar Windows 10 nuevo.

¿Le ha parecido útil este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.